En promedio pasamos 6 horas al día frente a las pantallas 

 

Las pantallas forman parte de nuestro día a día, dan ritmo a nuestras vidas, sin embargo, nuestros ojos no están preparados para permanecer tanto tiempo expuestos a las pantallas…

A pesar nuestro, estamos expuestos a fuentes de luz azul durante períodos muy largos, lo que cansa nuestros ojos.

En promedio pasamos 6 horas al día frente a una o varias pantallas 

La utilización de las tecnologías de pantalla plana (TV, smartphones, ordenadores, tabletas) y de algunas fuentes de alumbrado (leds) implica una sobreexposición del ojo a la luz azul nociva.

¿Sabía que dos horas consecutivas frente a una pantalla bastan para generar un cansancio visual?

 

 

Espectro de la luz azul - Blueberry Glasses 

 

¿Qué es la luz azul y de dónde procede?

 

La luz azul forma parte del espectro luminoso, está presente en la luz natural pero también en nuestros alumbrados artificiales. Una parte de esta luz azul nos es indispensable para regular numerosas funciones no visuales, como el ciclo del sueño, las funciones cognitivas o incluso el equilibrio psicomotor.

 

Así pues, la luz azul o luz de Alta Energía Visible (AEV) está por todas partes, tanto en el exterior como en el interior. Dentro del espectro luminoso, la parte de luz azul se extiende de 380 a 500 nm, también es la luz más energética que alcanza nuestra retina. Una parte de esta luz es nociva y reconocida como un factor de desarrollo de la DMAE (Degeneración macular asociada a la edad)

 

 

¡Pero la luz azul no es totalmente nociva!

 

En efecto, podemos clasificar la luz azul en 2 categorías; el azul positivo y el azul negativo:

 

El "azul positivo", la luz azul-turquesa (comprendida entre 450 y 500 nm), es indispensable para nuestro organismo ya que regula el ciclo del sueño, estimula la memoria, etc.

 

En cambio el "azul negativo", la luz azul-violeta (comprendida entre 380 y 450 nm) es nociva y fuente de desarrollo de algunos trastornos y enfermedades…


 

¿Cuáles son los peligros de la luz azul?

 

Después de solamente dos horas frente a una pantalla, el deslumbramiento debido al centelleo causado por la luz azul artificial causa los primeros efectos nocivos como una visión nublada, un cansancio visual, dificultades para enfocar o incluso dolores de cabeza.

 

Con una sobreexposición a la luz azul, la producción de melatonina (la hormona que regula el sueño) disminuye, lo que perturba el ciclo del sueño. Una exposición excesiva a la luz azul aumenta los riesgos de numerosas enfermedades y puede conducir, en particular, a trastornos del humor, a enfermedades cardíacas o a la depresión. Varios estudios también han demostrado que la exposición prolongada a la luz artificial causa daños nefastos a los ojos. Al dañar la retina, favorece el desarrollo de la DMAE (degeneración macular asociada a la edad) y en los casos extremos hasta puede conducir a la ceguera.

 

LOS EFECTOS PERCEPTIBLES O INMEDIATOS
DE LA LUZ AZUL EN SUS OJOS : 

  • Cansancio/sequedad ocular
  • Deslumbramiento
  • Dolores de cabeza
  • Lagrimeos
  • Visión borrosa

EFECTOS DE LOS LEDS Y DE LA LUZ
AZUL A LARGO PLAZO :

  • Trastornos del sueño
  • Irritabilidad, trastornos del humor
  • Desarrollo de cataratas
  • DMLA (Degeneración macular relacionada con la edad)

 

 

La mejor solución: Blueberry, un filtro selectivo anti-luz azul

 

Gracias a la tecnología BLP Lens, las gafas Blueberry disponen de un filtro selectivo que bloquea un 40% de la luz azul nociva* emitida por nuestras pantallas, permitiendo el paso de la luz azul positiva necesaria para nuestro organismo.

 

La gama Blueberry anti-luz azul está dotada de vidrios de precisión, innovadores, que mejoran su día a día protegiendo sus ojos con estilo.


Una gama de gafas Lupas anti-luz azul también está disponible para las personas présbitas, con potencias de +0,5 a +3,0.

 

*40% de los rayos HEV nocivos emitidos entre 380 y 450nm del espectro de la luz azul